Componentes del coche que caducan: ¿cuáles son y cuándo cambiarlos?

Luces, neumáticos o amortiguadores son componentes del coche que deberemos renovar

Que un vehículo pueda durar toda la vida no significa que sus elementos lo hagan también. Ciertos componentes del coche, al igual que los alimentos o los medicamentos, tienen fecha de caducidad y, si queremos evitar averías o males mayores, deberemos revisarlos con periodicidad.

Y aunque cualquier componente es susceptible de sufrir un fallo y necesitar ser cambiado, hay algunos que por sus características siempre deberemos renovar. Os decimos cuáles.

 

Luces

De la misma forma que pasa con las luces de casa, las del coche se gastan y deben ser renovadas con periodicidad. Su fecha de caducidad dependerá del tipo de tecnología a utilizar.

Por ejemplo, mientras que las bombillas xenón tienen una vida de 2.500 horas aproximadamente, las de LED pueden llegar a funcionar hasta 10.000 horas.

 

 

 

 

 

Amortiguadores

Otros de los componentes del coche que más se resienten con el paso de los años son los amortiguadores. Por eso es conveniente que los revisemos cada cierto tiempo y que, una vez alcanzado el periodo de vida útil (entre 60.000 y 80.000 kilómetros), los renovemos.

No podemos olvidar que, en caso de mal estado, reducen la estabilidad y maniobrabilidad del automóvil y ponen en peligro la seguridad de los pasajeros.

 

Neumáticos

Los neumáticos son otros de los componentes del coche que tienen fecha de caducidad. Y, aunque los estudios hablan de una vida útil entre los 30.000 y los 60.000 kilómetros, lo cierto es que es conveniente revisarlos de forma periódica y cambiarlos antes de llegar a ese kilometraje.

¿Cuándo exactamente? Cuando el dibujo haya llegado al indicador de aviso o cuando hayan superado los cinco años de vida, momento en que los neumáticos empiezan a endurecerse.

 

Catalizador

Aunque la vida útil de este elemento oscila entre los 40.000 y los 60.000, deberemos someterlo a una revisión –y posiblemente renovación- si notamos que el consumo de combustible es mayor de lo habitual.

 

Batería

Dependiendo de los cuidados y conducción del propietario del vehículo, la batería del coche puede tener una vida útil de 4 o 5 años.

 

Frenos

Uno de los componentes del coche más importantes y, también, uno de los que tiene fecha de caducidad.

Las pastillas de los frenos, por ejemplo, tienen una vida media de 60.000 kilómetros, aunque es mejor revisarlos antes de llegar a los 25.000 kilómetros.

Los discos, por lo contrario, pueden alcanzar los 120.000 kilómetros. A pesar de ello, es recomendable controlar su estado de forma periódica.

 

 

 

Embrague

La fecha de caducidad del embrague, al igual de la de otros componentes del coche, está íntimamente ligada a la forma de conducción.

De ahí que este elemento pueda llegar a los 200.000 kilómetros sin sufrir ningún percance y otros que no alcancen los 30.000 kilómetros.

 

Airbag 

A pesar de que los airbags actuales están diseñados para durar los mismos años que lo hace el vehículo, los más antiguos sí que tienen fecha de caducidad: no más de una década.

Si queremos conocer con exactitud cuándo cambiar este elemento, deberemos revisar las recomendaciones del fabricante.

 

Cinturón de seguridad

Los fabricantes los diseñan para que duren toda la vida. Sin embargo, es preciso revisarlos periódicamente y, si sufrimos un accidente, renovarlos.

 

 

¿Quieres revisar los componentess del coche y evitar averías por caducidad? Contacta con nuestro taller mecánico en Vidreres y te ayudaremos

0 comentarios

Deja tu comentario

Campos obligatorios *